“BIENVENIDO, DAVID POPPER”

David Popper

DAVID POPPER

David Popper (1843-1913) fue un magistral violonchelista y compositor que nació en Praga en el seno de una familia judía.

Comienza a tocar el violoncello a la edad de 12 años y con apenas 18 ya ocupa el puesto de violoncello solista en diversas orquestas.

En 1873 decide dedicarse de lleno a su faceta de solista y comienzar a viajar por numerosos países de Europa, iniciando así una fructífera carrera que le llevaría a conocer a insignes músicos españoles como Pau Casals, Isaac Albéniz o el maestro Arbós.

En 1886, comenzó a trabajar como profesor en la Academia de Música de Budapest.

 

Pero si por algo será recordado y querido entre los violoncellistas de todo el mundo es por su faceta de compositor. David Popper escribió más de 100 piezas para violoncello, siendo su mejor legado los “40 Estudios”, denominados -según sus propias palabras-, como “La alta escuela del violoncello” Op. 73.

Unknown

“Niño tocando el violoncello” obra de Rafael Serrano Muñoz

Su estilo romántico, alejado del virtuosismo superfluo imperante en la época, le llevó a introducir el vibrato continuo en el cantabile y a expresar un carácter ligero, gracioso y alegre en muchas de sus piezas.

Desarrolló una técnica instrumental que proporcionó al violoncello un nivel de virtuosismo extraordinario, intercalando en sus obras el uso del cromatismo, dobles cuerdas, trémolos, armónicos artificiales, el sautillébariolages, staccato, ultra-agudos, arpegios, etc.

Todos estos elementos, de elevada complejidad técnica, aparecen  en los famosos “40 Estudios” Op. 73 y constituyen un importante trabajo pedagógico y musical de incalculable valor, fruto de sus años de docencia en Budapest.

David Popper compuso además, otros métodos de menor dificultad como los “10 Estudios” Op. 76 (preparatorios del Op. 73) y los “Dúos para dos cellos” Op. 76a, más asequible, aunque no por ello de menor valor didáctico.

Estudio nº 11, del libro “Dúos para dos cellos” Op. 76a……para Ángela

  • En el cromatismo que va en sentido descendente y progresivamente hacia las cuerdas más graves, los dedos deben levantarse de la cuerda mediante un movimiento de torsión de la mano izquierda que va de delante hacia atrás.
  • La articulación y velocidad de los dedos, situados siempre en posición fija (cerrada y/o abierta) y sin cambiar de posición, mejora cuando los dedos se sitúan muy cerca del mástil. Solo se presiona la cuerda con el dedo que hace sonar la nota, evitando así que  la mano esté en tensión .
  • La larga ligadura que abarca 2 compases completos y en la que hay que emplear el arco en toda se extensión, une 24 notas y exige el control de la velocidad del arco. El punto de contacto en la cuerda debe ser siempre cercano al puente y sin oscilaciones.
  • Los cambios de cuerda a gran velocidad (de hasta cuatro cuerdas, por ejemplo en los 4 compases centrales del estudio) obligan a anticipar la altura del codo para realizar los cambios de cuerda y evitar “escalones” en el legato.

Estudio nº 13, del libro “Dúos para dos cellos” Op. 76a……para Héctor

  • En el cromatismo tanto en sentido ascendente como descendente, hay que ajustar las distancias entre los dedos para que resulté evidente la afinación justa característica de los instrumentos de arco.
  • La articulación y velocidad de los dedos de la mano izquierda obliga a éstos a situarse muy cerca de la cuerda y a anticipar el mínimo movimiento necesario para que la mano se mantenga sobre ella, o bien, cambie de cuerda.
  • La ligadura de 16 notas en cada articulación añade el inconveniente de los cambios de cuerda sucesivos que además se producen a mucha velocidad (cambios entre cuatro cuerdas) y en “lugares incómodos” del arco como son el centro y, especialmente, el primer 1/3 junto al talón.
  • La característica propia de repetir cada compás a lo largo de todo el estudio -el 1º empieza arco abajo y el 2º arco arriba-, provoca que los cambios de cuerda se produzcan en distintos lugares del arco y como consecuencia, el movimientos vertical del antebrazo se realice en sentidos contrarios: ascendente y descendente.

 

Os dejo una bella muestra de parte de su legado, piezas interpretadas por el insigne profesor y violoncellista húngaro János Starker (1924-2013) acompañado al piano por Shigeo Neriki, profesor de la Jacobs School of Music (Universidad de Indiana, Bloomington)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s